Superviviente de cáncer emprende un negocio para mejorar las vidas de los demás

Kathy Pico hace ejercicio en un gimnasio. (© Sebastián Rodriguez)

Hace 10 años, mientras Kathy Pico se sometía a quimioterapia para tratar un cáncer poco común del tejido blando en su tobillo, soñaba con abrir un negocio que comprobara el bienestar de los supervivientes de este cáncer en particular.

Pico, de 48 años, de Quito (Ecuador), no pudo encontrar a nadie más entusiasmado con la idea, pero eso no la frenó. Estudió la ley de discapacidades de Ecuador y se dijo a sí misma que si vencía el cáncer, ayudaría a las personas con discapacidades y compartiría su propia historia con otros.

“En ese momento también decidí que si lograba sobrevivir debía dar testimonio de lo que sucede para que el que lo necesite tenga esperanza y logre soñar con algo mejor”.

Pico venció su cáncer en el 2010, pero quedó frágil. Le amputaron la pierna izquierda y tuvo que aprender a caminar con una prótesis. Le tomó años, pero en el 2016, lanzó su negocio, llamado Proyecto Kathy Pico.

El Proyecto Kathy Pico existe para asegurar que las personas con discapacidades en Ecuador conozcan sus derechos y que las empresas entiendan cuáles son sus responsabilidades legales en términos de acomodar a los empleados con discapacidades. La empresa también crea oportunidades de trabajo al poner en contacto a personas con discapacidades que buscan trabajo con empresarios.

Pico ha seguido escalando montañas y haciendo senderismo. Pronuncia conferencias de motivación para otros y les inspira a intentar lograr sus propias actividades y sueños.

Una mujer camina en una colina con bastones (© Sebastián Rodriguez)

Kathy Pico hace senderismo en Ecuador. (© Sebastián Rodriguez)
Impulso de EE. UU.

Poco después de iniciar su proyecto, Pico participó en la Academia de Mujeres Emprendedoras, un programa del Departamento de Estado de Estados Unidos que asesora a mujeres empresarias mediante clases presenciales y en línea. Desde 2017, la embajada de Estados Unidos en Ecuador ha capacitado a casi 500 mujeres en 10 ciudades como parte del programa.

Las egresadas del programa aprenden a recaudar dinero, crear redes y crear planes de negocios. Se les ofrece apoyo a medida que desarrollan sus negocios.

Ivanka Trump, asesora del presidente Trump, ayudó recientemente a lanzar el programa Academia de Mujeres Emprendedoras en Colombia, y el Departamento de Estado está implementando versiones de la misma en más de 65 países.

El programa ayudó a Pico a afirmarse a sí misma que su idea de negocio es viable. Dijo que también la inspiró a seguir esforzándose, en más de un sentido. Le impulsa la creencia de que las personas con discapacidades en Ecuador se ven con demasiada frecuencia, o incluso se ven a sí mismas, como víctimas, en lugar de como los talentosos triunfadores que pueden ser.

Recientemente escaló el volcán Rucu Pichincha con el embajador de Estados Unidos en Ecuador Michael J. Fitzpatrick. Y en noviembre de 2019, Pico completó el maratón de Nueva York, cumpliendo una importante promesa que se había hecho a sí misma hace casi una década.

Pico dice que sus sentidos estaban vivos mientras corría. Olía a carne asada y cebollas hirviendo a fuego lento cocinadas por vendedores de comida al aire libre y veía las caras de muchos de los cientos de miles de personas que la animaban. En la línea de meta, escuchó la famosa canción de Frank Sinatra “New York, New York”.

“Al final solo sabes que todo valió la pena y agradeces por cada respiro y cada día de vida”, dijo Pico.

La autora de este artículo es la redactora independiente Lenore T. Adkins.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *